Dr. Andrés Mauricio Portilla Portilla 
Médico Pediatra Universidad Nacional de Colombia.  
Miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría.
Carrera 13 No. 49-40 , Clínica de Marly Cons. 320  
SOLICITUD DE CITAS: 8053737
TELÉFONOS: 2850574- 3436600 Ext. 1383UNIU:  
Bogotá, Colombia. 



Por qué se presenta el Flujo Vaginal? 
Dr. Andrés Portilla, 2 de octubre de 2012.

El flujo vaginal o leucorrea es un síntoma al que siempre debe prestarse atención. A diferencia de las mujeres en edad adulta, la causa más frecuente del flujo vaginal en las niñas no es el contagio de una infección sino la suma de varios factores que favorecen la inflamación de los genitales y el cambio en el tipo de gérmenes que normalmente deben estar presentes allí. Estos factores son: la inmadurez de los genitales que tienen menos mecanismos de defensa (labios mayores más delgados y cortos, ausencia de vello en el pubis, ph alcalino, flora bacteriana más frágil), la facilidad para que la materia fecal contamine el área de la vulva (labios) y el encontrarse en el proceso de aprendizaje del  control de esfínteres y del adecuado aseo del área genital-anal. Además de éstas condiciones de riesgo propias de la niñas en edad preescolar hay otras que son favorecidas por los hábitos de los adultos como son: aguantar excesivamente la evacuación de la orina o de las heces, usar jabones o sustancias de “limpieza íntima” para el aseo diario de los genitales y usar ropa interior de materiales sintéticos (lycra, nylon) o ropa ajustada (shorts, jeans). Todos estos factores pueden conducir a una inflamación constante de la vulva (labios) y la vagina que se manifiesta por la presencia de flujo vaginal, rasquiña, ardor y enrojecimiento del área genital. La evidencia científica ha mostrado que las niñas que presentan éstos síntomas tienen una mayor presencia de bacterias comunes (como las que producen infecciones respiratorias y urinarias) en el área vulvovaginal, las cuales favorecen la inflamación persistente y la producción de flujo.

Algunas estrategias para evitar la presencia de flujo vaginal y de los síntomas que lo acompañan son:

-Mantener un buen hábito de evacuación: se refiere a no aguantar la evacuación de orina y de materia fecal en forma innecesaria. Se debe garantizar que la niña tenga acceso al baño y pueda orinar por lo menos unas 5 veces al día desde que se levanta hasta que se acuesta. Igualmente, después de cada comida principal es el momento ideal para intentar defecar. Aunque a muchos padres les desagrada la idea de que sus hijas usen sanitarios diferentes a los de su propia casa y fomentan la espera hasta volver del colegio, el retener la evacuación no sólo favorece la inflamación de los genitales sino que también aumenta el riesgo de infecciones de la vejiga y los riñones, que son potencialmente peligrosas. El estreñimiento frecuente se debe manejar con asesoría del Pediatra.

-Mantener una adecuada higiene del área genital y anal: como mencioné antes, la piel del área genital de las niñas es muy delicada y la inmadurez de la vulva hace que la vagina esté más expuesta al medio externo. El uso frecuente de jabón, baños de espuma, pañitos húmedos, cremas, talcos y productos de higiene “íntima” es inadecuado porque produce irritación y cambios en el pH de la vulva y la vagina. Es suficiente el baño diario usando abundante agua en el área genital  y, en algunos casos, un jabón medicado de pH ácido (formulado por un médico).  Es importante educar a las niñas en que la limpieza con papel higiénico después de defecar se haga desde el ano hacia atrás y no hacia la vulva para evitar contaminación con bacterias que se encuentren en la materia fecal. También hay que explicarles que cuando usen el papel higiénico para secarse los genitales luego de orinar lo hagan en forma delicada, evitando que restos de papel queden dentro de la vulva. El lavado de manos frecuente con agua y jabón reduce el riesgo de llevar gérmenes hacia los genitales al asearlos o de los genitales hacia otras partes del cuerpo.

-Evitar el sobrepeso: la obesidad se ha relacionado con la presencia de inflamación persistente de los genitales y flujo vaginal. Mantener una dieta saludable, evitando fritos, gaseosas, salsas, alimentos azucarados, embutidos, grasas y golosinas y practicar una actividad física unas 3 veces por semana son excelentes hábitos para conservar un peso adecuado a cualquier edad.

-Usar ropa cómoda y de materiales naturales: el uso de prendas ajustadas y de ropa interior de materiales sintéticos produce con frecuencia inflamación en el área vulvar y vaginal. Es recomendable usar ropa interior de algodón cómoda y lavarla con jabones suaves. Aunque puede parecer obvio, no sobra decir que la ropa interior no se debe compartir.

Hay que resaltar que existen otras causas menos frecuentes de flujo vaginal infantil (infecciones, presencia de cuerpos extraños, lesiones por traumas, etc) las cuales pueden ameritar la realización de exámenes, la búsqueda del concepto de otras especialidades médicas y/o el uso de diferentes fármacos, por lo cual es importante asistir inicialmente a la consulta de Pediatría.

Fuentes:

Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social. Dirección de Regulación. Dirección General de Salud. Programa Nacional de Atención Integral a la Niñez. El Salvador. Guía Clínica para el manejo de las Principales Enfermedades no prevalentes de la Infancia en el Primer Nivel de atención. Capítulo V pg. 83. 2009. http://asp.mspas.gob.sv/regulacion/pdf/guia/guia_manejo_enf_prevalente_infancia_1nivel.pdf

Cuadros J, et al.  Spanish Study Group for Primary Care Infection. The aetiology  of paediatric inflammatory  vulvovaginitis (Abstract). Eur J Pediatr. 2004 Feb;163(2): 105-7. Epub 2003 Dec 4.  http://www.uptodate.com/contents/vulvovaginal-complaints-in-the-prepubertal-child/abstract/7?utdPopup=true

Randelovic, G,  et al. Microbiological aspects of vulvovaginitis in prepubertal girls. (Abstract) Eur J Pediatr. 2012 Aug; 171(8): 1203-8. Epub 2012 Mar 1. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22383074



Tres Consejos para Evitar el Estreñimiento.
Dr. Andrés Portilla, 1 de junio de 2012. 



Aunque el estreñimiento (constipación) infantil se puede presentar a cualquier edad, entre los 2 y los 5 años hay dos factores críticos que ameritan la atención de padres y cuidadores: la inmadurez en la habilidad de controlar  esfínteres, que puede ocasionar episodios de retención de la materia fecal (aguantar aunque haya deseo de defecar) y el ingreso al preescolar (que implica cambios en las rutinas previas del hogar, en los hábitos de alimentación y en los horarios de ir al baño). Enseñar y mantener los siguientes hábitos saludables puede ser de gran utilidad para evitar el estreñimiento:

Evita el azúcar refinado y controla las grasas: muchas veces al preparar la lonchera escogemos alimentos como jugos artificiales, dulces, paquetes con harinas y fritos, bebidas gaseosas, que contienen azúcares refinados, grasas saturadas y conservantes con alto contenido de sodio que dificultan el adecuado movimiento de los intestinos y aportan en exceso calorías y sal.  Por  el contrario, la fibra natural favorece la evacuación intestinal y reduce los niveles de colesterol en la sangre. Algunos alimentos ricos en fibra natural que pueden prepararse de manera agradable para los niños/as y que se pueden incluir en la lonchera son: palomitas de maíz, pan o galletas integrales, cereales en hojuelas (no azucarados), breva, pera (con cáscara), manzana (con cáscara), kiwi, durazno, naranja y otros cítricos, papas en puré y avena líquida. En las comidas principales también son buenas fuentes de fibra natural: fríjoles, habas, garbanzos, lentejas, maíz, espinacas, acelgas, plátano, col, repollo, zanahoria, higo, coliflor y ciruelas sin pepa, entre otros. Si quieres hacerlo aún mejor, lee las etiquetas de los empaques de los alimentos para ver cuántos gramos de fibra traen por cada porción: lo recomendable para ésta edad es consumir aproximadamente 10 gramos al día.

Recuerda ofrecer un adecuado aporte de agua: una de las funciones del intestino grueso es absorber el agua de las heces antes de evacuarlas para poderla reutilizar. Si el aporte de agua es insuficiente, ésta reabsorción de agua dará lugar a deposiciones más duras y secas. Para éste rango de edad, y en condiciones de salud y de actividad normales, los requerimientos de agua son aproximadamente de un litro y medio al día. Teniendo en cuenta que todos los alimentos aportan agua en mayor o menor cantidad según su composición y preparación, es razonable recomendar que al menos se consuman 3 vasos de 7 a 8 onzas  cada día, a menos que haya una condición médica (cardíaca o renal) que lo contraindique. Un buen momento para hacerlo es entre comidas para evitar que haya sensación de estar lleno (plenitud) al momento de comer.

Establece una rutina de evacuación: parte del aprendizaje del control de esfínteres depende de disponer de cierto tiempo durante el día para evacuar. El mejor momento para invitar (no obligar) a los niños y niñas a ir al baño es justo después de las comidas principales, aprovechando que tener el estómago lleno produce un reflejo en el intestino grueso que lo moviliza para evacuar las heces. Igualmente es importante que puedan disponer de 5 a 10 minutos para sentarse sin afán en el inodoro y esforzarse en defecar. Mantener éste hábito en por lo menos dos de las tres comidas principales reduce el riesgo de presentar episodios de estreñimiento.

Fuentes:

National Heart, Lung and Blood Institute. Expert Panel. Integrated Guidelines for Cardiovascular Healt and Risk Reduction in Children and Adolescents. Chapter 5. Nutrition and Diet. 2011.    http://www.nhlbi.nih.gov/guidelines/cvd_ped/chapter5.htm

Morales de Álava, I.  Alimentos ricos en fibra. Clínica Universidad de Navarra. Departamento de Comunicación. 27/04/2011. http://www.cun.es/area-salud/salud/nutricion-salud/alimentos-ricos-fibra

Martínez Álvarez J.R. et al. Recomendaciones de Bebida e  Hidratación para la población Española. Sociedad  Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA). 2008. http://www.nutricion.org/prensa/PDF/Recomendaciones%20Hidratacion2008.pdf

Borowitz, S. , Cuffari, C. Pediatric constipation. Medscape reference. Drugs, Diseases and Procedures.  Last update 01/02/2012. http://emedicine.medscape.com/article/928185-medication#showall



Hay Vacunas Importantes de los 2 a los 5 años?

Dr. Andrés Portilla, 19 de marzo de 2012. 



En Colombia y en otros países de Iberoamérica el esquema de vacunación infantil que brinda el estado (Programa Ampliado de Inmunizaciones, en nuestro país) da un “salto” de los refuerzos aplicados a los 18 meses (DPT y Polio) hasta los de los 5 años (DPT, Polio, Triple viral). Sin embargo, existen otras vacunas importantes que se pueden aplicar a niños y niñas entre los 2 y los 5 años, que sin lugar a dudas son útiles para evitar ciertas enfermedades potencialmente peligrosas:

Varicela: Es altamente efectiva para proteger de la infección por éste virus y cuando se presenta ésta eruptiva en personas vacunadas previamente sanas, la enfermedad es muy leve. La primera dosis se puede administrar después de los 12 meses de edad. Se recomienda una segunda dosis (refuerzo) entre los 4 y los 6 años de edad. Los únicos casos en que está contraindicada (no se debe usar)  en la población infantil son: deficiencia demostrada del sistema inmune debida a enfermedad o al uso de medicamentos como corticoides y algunos tratamientos para el cáncer, pacientes que reciben ácido acetilsalicílico (Aspirina), alergias al antibiótico neomicina o a la gelatina y haber recibido una  transfusión de derivados sanguíneos hasta 5 meses antes de la vacunación. No se requiere aplicar si ya se ha sufrido de varicela.

Hepatitis A: la Secretaría Distrital de Salud de Bogotá adicionó la aplicación de una dosis de vacuna contra Hepatitis A al Esquema Nacional de Vacunación de Colombia, la cual se administra a los 12 meses de edad en forma gratuita. Con ésta dosis la protección es completa en cerca del 90% de los niños y niñas vacunados, la cual es satisfactoria como medida de salud pública. El esquema de vacunación ideal incluye una dosis de refuerzo que se aplica entre 6 y 12 meses después de la primera y que genera protección completa contra la Hepatitis A al 100% de los inmunizados. Esta vacuna sólo está contraindicada en quienes han presentado reacciones alérgicas a la primera dosis y en menores de 12 meses. No se recomienda aplicar en quienes presentan enfermedades febriles de importancia y en personas que ya han sufrido ésta enfermedad.

Neumococo polisacárida (23 valencias): el Esquema Nacional de Vacunación de Colombia incluye 3 dosis de vacuna contra neumococo decavalente (protege de infecciones producidas por 10 tipos de neumococos) que se aplican a los 2, 4 y 12 meses de vida en forma gratuita. Esta inmunización es suficiente para proteger contra infecciones neumocóccicas serias a la gran mayoría de los niños y niñas. Sin embargo, existen grupos que llamamos “de alto riesgo” en los cuales es importante buscar una protección más amplia y prolongada aplicando la vacuna Neumocóccica de 23 valencias, cuya administración reduce significativamente el riesgo de neumonía y de bacteremia (diseminación de la bacteria por la sangre). Estos niños y niñas en mayor riesgo son aquellos que presentan enfermedades crónicas cardíacas (cardiopatías congénitas, insuficiencia cardíaca, lesiones de las válvulas del corazón), pulmonares (malformaciones congénitas, bronquiectasias, fibrosis quística, asma) o del hígado (hepatitis crónica, insuficiencia hepática), pérdida de la función del bazo (ausencia del bazo, anemia de células falciformes, tratamientos crónicos con aspirina), insuficiencia renal crónica, síndrome nefrótico, diabetes mellitus y deficiencias comprobadas del sistema inmune. La primera dosis se puede administrar a partir de los 2 años y se recomienda colocar un refuerzo a los 5 años de la primera aplicación en quienes continúen en los grupos de riesgo. La única contraindicación conocida es alergia a alguno de los componentes de la vacuna y no se recomienda aplicar durante enfermedades febriles de importancia.

Refuerzo de Influenza: la vacuna contra Influenza (mal llamada antigripal, porque sólo protege contra uno de los muchos virus causantes de los cuadros gripales) ha cobrado importancia luego de la pandemia del virus A H1N1 ocurrida entre  2009 y 2010. El Esquema Nacional de Vacunación de Colombia incluye la aplicación gratuita de la primera dosis a los 6 meses de edad, una segunda dosis a los 7 meses de edad y un refuerzo un año después de la primera dosis (a los 18 meses de edad). Sin embargo, el virus de Influenza cambia (muta) con gran facilidad, razón por la cual cada año se actualiza la vacuna para incluir los tipos de virus más recientemente encontrados (incluyendo el AH1N1) y culpables de la mayoría de los casos durante la última temporada invernal. Actualmente se recomienda la aplicación de refuerzos anuales a todas las personas entre los 2 y los 65 años de edad, sobretodo en las que presenten las condiciones de “alto riesgo” ya mencionadas en el apartado de Vacuna Neumocóccica polisacárida y/o que cumplan los siguientes criterios: obesidad ó desnutrición severas, individuos que conviven con enfermos de cáncer y personas que permanecen en estrecho contacto con niños/as menores de 6 meses.  La vacuna contra Influenza no se debe administrar a quienes han presentado reacciones alérgicas muy severas (anafilaxia) a las proteínas del huevo, a los embriones de pollo o a cualquiera de los componentes de la vacuna, reacciones muy severas atribuibles a la aplicación previa de ésta vacuna y a los menores de 6 meses. Se recomienda aplazar la colocación de la vacuna si hay enfermedades febriles de importancia.

Fuentes:

Comité Nacional de Infectología. Recomendaciones de la Sociedad Argentina de Pediatría para la indicación de la vacuna contra la Influenza. Marzo de 2012.  http://www.sap.org.ar/docs/profesionales/influenza_2012.pdf

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Vaccine Information Statement (Interim). Inactivated Influenza Vaccine –Spanish (7/26/11). Vacuna Desactivada contra la Influenza 2011-2012. http://www.immunize.org/vis/spanish_flu_inactive.pdf

MedlinePlus. Vacuna contra la Hepatitis A.  Actualización 10/16/11. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/005107.htm

Cofré, G., Abarca, K. Vacuna anti hepatitis A.  Vaccinología. Rev Chil Infect 2003; 20 (4): 243-252.

Vacuna Neumocóccica Polivalente. PneumovaxR23.  Actualización 13/02/11. http://www.medicinapreventiva.com.ve/vacunas/Pneumovax_23.htm

Chang, C. et al. Vacunas Antineumocóccicas para Niños y Adultos con bronquiectasias. Biblioteca Cochrane Plus 2009 Número 3. Oxford: Update SoftwareLtd. Disponible en   http://www.update-software.com  

Esquema Nacional de Vacunación, República de Colombia. Programa Ampliado de Inmunizaciones. Organización Panamericana de la Salud - Ministerio de la Protección Social.   

http://www.minproteccionsocial.gov.co/salud/Paginas/EsquemasdeVaunaci%C3%B3n.aspx

Recommended immunization Schedule for persons aged 0 through 6 years- United States, 2012. American Academy of Pediatrics, American Academy of Family Physicians, Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/vaccines/recs/schedules/downloads/child/0-6yrs-schedule-pr.pdf



Cómo evitar los Piojos.
Dr. Andrés Portilla, 7 de Enero de 2012. 



La infestación por piojos o pediculosis es frecuente en la edad escolar, presentándose entre un 13% y un 52% de los niños y niñas entre 2 y 12 años según el sitio de procedencia del estudio que se consulte.  Aunque no pone en riesgo la vida, es una condición  muy molesta por la rasquiña que produce en el cuero cabelludo y por el mal aspecto que dá a quien la presenta. Se reconoce fácilmente por el hallazgo de piojos (miden 2-3 mm, son móviles, de color gris claro, con 6 patas) o de liendres (su aspecto es ovalado, aplanado, de color blanco amarillento, miden 1-2 mm y se adhieren fuertemente a la base del cabello, sobretodo en el área sobre la nuca y por encima de las orejas), además del prurito (rasquiña) en la cabeza, que se presenta luego de varias semanas del primer contagio. Es producida por el parásito Pediculus Humanus Capitis, cuya hembra produce hasta 10 huevos al día, capaces de generar nuevos piojos y transmitir la infestación a otros individuos. La principal forma de transmisión es el contacto directo (el parásito no puede saltar) entre el cabello de una persona y el de otra, a través del cual pasan huevos o piojos.  Aunque el contagio puede ocurrir por compartir peinillas, cepillos, accesorios para el cabello, gorros o almohadas, es mucho menos frecuente porque el parásito sobrevive alimentándose continuamente de pequeñas cantidades de sangre que extrae del cuero cabelludo de la persona afectada y tanto el piojo como sus huevos son bastante frágiles a una temperatura diferente a la del cuerpo humano, muriendo antes de 24 horas fuera de ese ambiente. Actualmente hay diferentes medicamentos eficaces y seguros para tratar la pediculosis, tanto aplicados sobre la piel (tópicos) como tomados (orales) que el Médico General o el Pediatra pueden formular, lo cual ha hecho que la recomendación de rasurar el cabello está prácticamente abandonada. Sin embargo, también hay casos de parásitos resistentes a ciertos medicamentos y de efectos adversos por el uso de éstos. Como siempre, la mejor medida es la prevención y para eso recuerda:

-          Enseña a tu hijo o hija a evitar que su cabello esté en contacto directo con el de sus compañeros o compañeras. Si el cabello es largo, es preferible que esté recogido para reducir el área expuesta al contacto.

-          Explica a tu hija o hijo la importancia de evitar compartir peinillas, cepillos, accesorios para el cabello, sombreros y gorras con otras personas.

-         Examina periódicamente el cabello de tu hijo o hija en busca de liendres o piojos incluso si no presenta rasquiña. Recuerda que al inicio de la primera infestación puede no existir éste síntoma.

-       Si  piensas  que  tu  hija o hijo tiene una pediculosis, consulta con su Pediatra o su Médico General y sigue las recomendaciones específicas para la aplicación del tratamiento. Un manejo precoz evita que el parásito se disemine a otras personas.

-    No apliques productos químicos en el cuero cabelludo diferentes a los formulados medicamente para tratar la pediculosis. Algunos pueden lesionar la piel, absorberse y/o producir intoxicaciones.

Fuentes:

Frankowsy, B., Bochinni Jr., J.  Head Lice. American Academy of Pediatrics. Pediatrics. Vol. 126  N°2. August 1, 2010. pp 392-403       www.pediatricsdigest.mobi/content/126/2/392.full

Perlstein,D. , Shiel, W.  Head Lice Infestation (Pediculosis).   www.medicinenet.com/head_lice/article.htm#3whois    




Para pasar un Halloween seguro.

Dr. Andrés Portilla, 31 de Octubre de 2011.

 



Por su relevancia, reproducimos aquí las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría para que el día de los niños y niñas sea más seguro:

CONSEJOS PARA HALLOWEEN

Halloween (víspera de Todos los Santos) es una emocionante época del año para los niños, y para ayudar a asegurar que tengan un día de fiesta seguro, he aquí algunos consejos de la American Academy of Pediatrics (AAP). Siéntase en libertad de usar estos consejos en parte o en su totalidad en cualquier documento impreso o emisión radiofónica o televisiva, con reconocimiento de la fuente.

TODOS DISFRAZADOS:

• Planee disfraces que sean brillantes y reflectantes. Asegúrese de que el calzado le quede bien al niño y de que los disfraces sean suficientemente cortos para evitar que los niños tropiecen, queden enredados, o entren en contacto con llamas.

• Considere añadir cinta o tiras reflectantes a los disfraces y a las bolsas para ir a pedir regalos, para mayor visibilidad.

• Dado que las máscaras pueden limitar la vista o bloquearla, considere usar maquillaje no tóxico y sombreros decorativos como alternativas más seguras. Los sombreros deben ser de la talla adecuada a fin de evitar que se deslicen sobre los ojos.

• Cuando adquiera disfraces, pelucas y accesorios, busque y adquiera los que tengan una etiqueta que indique claramente que son resistentes a las llamas.

• Si una espada, un bastón o un palo forma parte del disfraz de su hijo, asegúrese de que no tenga filo ni sea puntiagudo, y de que no sea demasiado largo. Un niño se puede lastimar fácilmente con estos accesorios si se tropieza.

• Obtenga linternas con pilas nuevas para todos los niños y sus acompañantes.

• Enseñe a los niños cómo llamar al 9-1-1 (o a su número de emergencia local) si tienen una emergencia o se extravían.

 

TALLAR UNA CALABAZA:

• Los niños pequeños nunca deben tallar calabazas. Los niños pueden dibujar una cara con marcadores, y después los padres pueden hacer el corte.

• Las velas votivas son más seguras para calabazas iluminadas con candelas.

• Las calabazas iluminadas con velas deben colocarse en una mesa sólida, lejos de cortinas y de otros objetos inflamables, y nunca deben dejarse desatendidas.

 

HOGAR, SEGURO HOGAR:

• Para mantener a los hogares seguros para niños que piden regalos en Halloween, los padres deben quitar del porche y del jardín delantero cualquier cosa con la cual un niño podría tropezar, como mangueras, juguetes, bicicletas y adornos de jardín.

• Los padres deben revisar las luces externas y reemplazar bombillas o focos fundidos.

• Las hojas mojadas deben barrerse de las aceras y los escalones.

• Sujete a los animales de compañía de modo que no salten de manera inadvertida sobre, o muerdan a, un niño que pide regalos en Halloween.

 

EN EL CAMINO DE PEDIR REGALOS EN HALLOWEEN:

• Un padre o un adulto responsable siempre debe acompañar a niños de corta edad en sus recorridos por el vecindario.

• Si sus hijos de mayor edad van a ir solos, planee y revise la ruta que sea aceptable para usted. Llegue a un acuerdo respecto a una hora específica en que deben regresar a casa.

• Sólo se deben pedir regalos en casas que tengan una luz encendida en el porche, y nunca se debe entrar a una casa ni a un automóvil para recibir un regalo.

• Puesto que las lesiones de peatones son las lesiones más frecuentes de niños en Halloween, recuerde a los niños que van a pedir regalos en esa fecha: Permanecer en un grupo y avisar a dónde irán. Llevar un teléfono celular para comunicación rápida. Permanecer en calles bien iluminadas, y siempre ir por la banqueta.

• Si no hay banqueta disponible, caminar lo más cerca posible de la pared, mirando hacia el tráfico.

• Nunca cruzar por jardines ni ir por callejones.

• Sólo cruzar la calle como grupo en pasos peatonales establecidos (según lo reconozca la costumbre local). Nunca cruzar entre automóviles estacionados, ni caminos de entrada que den a la calle, ir a la esquina.

• No asumir que se tiene la preferencia. Los conductores de vehículos motorizados pueden tener problemas para ver a los niños que piden regalos en Halloween. ¡El hecho de que un automóvil se detenga, no significa que otros lo harán!

• Debe notificarse de inmediato de cualquier actividad sospechosa o ilegal a las autoridades que hacen cumplir la ley.

 

HALLOWEEN SALUDABLE:

• Una buena comida antes de fiestas y de ir a pedir regalos en Halloween desalentará a los jovencitos de llenarse con los dulces que reciban.

• Considere adquirir obsequios que no sean alimento para quienes visiten su hogar, como libros para colorear o plumas y lápices.

• Espere hasta que los niños estén en su hogar para clasificar los obsequios y revisarlos. Aunque la adulteración es rara, un adulto responsable debe examinar meticulosamente todos los obsequios, y desechar cualquier artículo sucio, desenvuelto o sospechoso.

• Trate de racionar los obsequios para los días después de Halloween.

©9/07 American Academy of Pediatrics


Cómo mejorar las Defensas contra las Infecciones.

Dr. Andrés Portilla, 13 de Octubre de 2011.  





Es en ésta edad, entre los 2 y los 5 años, cuando las infecciones afectan más a nuestros niños y niñas. Hay varios factores que se suman para favorecer ésta situación: un pequeño explorador con unas defensas (sistema inmune) en maduración, enfrentadas a una gran variedad de gérmenes que se transmiten fácilmente, asistiendo a diario a una comunidad cerrada como el colegio o el jardín infantil. Aunque sabemos que las infecciones juegan un papel importante en el entrenamiento del sistema inmune y que es imposible eliminar totalmente el riesgo de presentarlas, sí hay algunas medidas que podemos tomar para ayudar a las defensas a cumplir mejor su importante misión:

-Ofrecer una alimentación adecuada: alta en frutas, vegetales y granos enteros y baja en grasas saturadas (tocino, mantecas).

-Practicar ejercicio físico con regularidad: al menos tres veces por semana y mínimo veinte minutos cada vez.

-Mantener un adecuado tiempo de sueño: en ésta edad es recomendable dormir aproximadamente 10 horas en la noche.

-Evitar el contacto con fumadores: las infecciones respiratorias y el aumento en los síntomas de rinitis alérgica y asma son más frecuentes si hay humo de cigarrillo cerca.

-Actualizar el esquema de vacunación: en Colombia los refuerzos de las vacunas convencionales contra DPT, Polio y triple viral (sarampión, paperas y rubéola) se aplican en forma gratuita a los 5 años, pero la inmunización contra Influenza se debe reforzar cada año. Pide asesoría en el área de vacunación de tu entidad de salud o con tu Pediatra.

-Reducir los niveles de estrés y cuidar los aspectos emocionales: Algunos estudios muestran que el estrés reduce la inmunidad. Pasa tiempo de calidad con tus hijos, juega con ellos, escúchalos, exprésales amor. Un hogar afectuoso y tranquilo transmite seguridad a niños y niñas.

-Cerrar la puerta a los gérmenes: enseña a tus hijos a lavarse bien las manos con agua y jabón cuando estén sucias, antes de comer y luego de ir al baño. Instrúyelos en alejarse de las personas que estén tosiendo o estornudando.

-Asistir a la consulta con el Pediatra: un control periódico permite establecer si la evolución de tu hijo o hija es la habitual o si requiere un estudio o manejo adicionales para reducir la presentación de enfermedades infecciosas.

Hasta el momento no hay evidencia sólida publicada que demuestre que el aceite de hígado de bacalao, el ajo, la vitamina C, entre otros, tengan efectos benéficos sobre el sistema inmune infantil. Hay estudios recientes que muestran ciertos beneficios con el uso de suplementos de zinc y de extractos de lisados bacterianos en la prevención de las infecciones respiratorias, pero como sucede con cualquier medicamento, es mejor que el experto en el tema los formule si están indicados.

Fuentes:

Harvard Health Pubications. Harvard Medical School. How to boost your immune system.  http://www.health.harvard.edu/flu-resource-center/how-to-boost-your-immune-system.htm

Singh M, Das R. Zinc para el resfriado común. Cochrane Database of Systematic Reviews 2011 Issue 2. Art. No.: CD001364. DOI: 10.1002/14651858.CD001364.

Lassi Z, Haider B, Bhutta Z. Suplementos de zinc para la prevención de la neumonía en niños de dos a 59 meses de vida. Cochrane Database of Systematic Reviews 2010 Issue 12. Art. No.: CD005978. DOI: 10.1002/14651858.CD005978.

De la Torre, G.C., Pacheco Ríos A., Escalante Domínguez, A.J., Del Río Navarro, B.E. Metaanálisis comparativo de los inmunoestimulantes utilizados en pediatría en México. Revista Alergia México 2005; 52(1):25-38


Detecta a tiempo problemas visuales.

Dr. Andrés Portilla, 5 de Agosto de 2011. 


La evaluación de la función visual debe realizarse desde la primera consulta Pediátrica en el recién nacido y posteriormente en los controles de rutina. El sistema visual es inmaduro en el recién nacido y el proceso de maduración se lleva a cabo durante los primeros seis a ocho años de vida.  En ese momento es esencial  que los estímulos visuales que llegan a la retina de ambos ojos estén correctamente enfocados en cada ojo y alineados entre los dos ojos. Si esto no ocurre, no habrá una correcta maduración del sistema visual, lo cual conduce a la ambliopía (comúnmente conocida como “ojo perezoso”), que debe ser tratada lo antes posible porque sus consecuencias podrían ser la disminución o la pérdida (ambas irreversibles) de la visión por el ojo afectado. 


En Colombia en el año 2007 el Ministerio de la Protección Social publicó las Guías de Promoción de la Salud y prevención de enfermedades en la Salud Pública y entre ellas la Guía para la detección temprana de las alteraciones visuales y patologías oculares, la cual reglamenta las acciones preventivas que las instituciones prestadoras de salud de los regímenes  subsidiado y contributivo deben ofrecer a sus usuarios. Según ésta guía, el examen ocular pediátrico de tamizaje (búsqueda de niños y niñas con alteraciones)  más completo se puede realizar a partir de los 4 años porque  el desarrollo de los niños y niñas permite que identifiquen figuras en las tablas de agudeza visual y que colaboren más fácilmente con el examinador. Esta valoración debe realizarla idealmente un Oftalmólogo o un Optómetra, o en su defecto un Pediatra o un Médico General con experiencia en ésta área y debe incluir: toma de agudeza visual  (visión lejana y cercana con tablas apropiadas para niños), valoración de la fijación de la mirada (se evalúan el reflejo de la luz en las córneas y/o la respuesta al cubrir y descubrir cada ojo ante un objeto que se observa), presencia del rojo retiniano (al observar con un oftalmoscopio se debe apreciar un color rojo al fondo del ojo) e inspección del ojo y sus estructuras adyacentes (para descartar anomalías de su estructura y de la coordinación de ambos ojos durante el esfuerzo visual).  Si se hallan alteraciones en éstas pruebas, el niño o niña debe ser evaluado más profundamente por el optómetra o por el oftalmólogo, según la causa que se sospeche. 

Recuerda llevar a tus hijos a los controles  de crecimiento y desarrollo  y solicita que a partir de los 4 años se les practique el examen ocular pediátrico y la toma de agudeza visual a los que tienen derecho.

 

Fuentes:

Delgado Domínguez, Juan José. DETECCIÓN DE TRASTORNOS VISUALES. PrevInfad (AEPap)/PAPPS infancia y adolescencia, Julio 2007.

Ministerio de la Protección Social Colombia, GUÍAS DE PROMOCIÓN DE LA SALUD Y PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES EN SALUD PÚBLICA, 19 de junio de 2007.



Cúando preocuparse por el Pie Plano.

Dr. Andrés Portilla, 21 de junio de 2011.  



Hasta los 3 años aproximadamente todos los niños presentan un aspecto aplanado de la planta de sus pies, que se hace más notorio cuando caminan. Esto  se debe a que tienen una almohadilla de grasa por debajo de los huesos de la planta, a que sus ligamentos son muy elásticos y a la inmadurez de sus músculos para mantener tenso el arco que apreciamos en los pies de niños mayores y adultos.  Hacia el cuarto año de vida éstos factores se van modificando y comenzamos a observar una elevación discreta de la curva que se forma entre la base del dedo gordo y el borde interno del talón. Sin embargo, un importante  grupo de los niños y niñas mayores de 5 años (algunos estudios sostienen que hasta el 40%) no presenta el arco plantar al que nos referimos, por lo que hablamos de pie plano. La inmensa mayoría de los casos corresponde al pie plano laxo, que se relaciona con la presencia de ligamentos muy laxos, obesidad o sedentarismo y, en general, no reviste gravedad y tiende a resolverse. El resto de los casos se debe a enfermedades que impiden que el arco de la planta del pie se desarrolle debido a alteraciones de los nervios, los huesos, los tendones o las articulaciones y que habitualmente comprometen otras partes del cuerpo además de los pies.

Aunque hay controversia en cuanto a la utilidad del manejo con plantillas en el pie plano laxo, es claro que antes de los 3 años no está indicado su uso. El tratamiento ortopédico del pie plano laxo está indicado si hay desgaste excesivo del calzado, dolor en los miembros inferiores o alteraciones en la marcha. En la consulta, tu Pediatra puede determinar si tu hijo o hija presentan pie plano y si requieren un manejo específico o no.

 

Cómo Prevenir Infecciones en el Jardín Infantil.

Dr. Andrés Portilla, 30 de Mayo de 2011. 

 


Durante la época de ingreso al jardín infantil o al colegio aumentan los episodios de infecciones respiratorias e intestinales, principalmente. Esto se debe a varios factores: el contacto cercano entre los niños y niñas en sus actividades diarias, la inmadurez de su sistema inmune para controlar las infecciones y la mayor circulación de ciertos virus en las épocas de invierno (en Bogotá predominantemente entre febrero y mayo). Tomar las siguientes medidas te ayudará a que tu hijo o hija permanezca más saludable:   

1. Tener el esquema de vacunación completo para la edad: especialmente no olvides los refuerzos de los 18 meses y 5 años. Aplicar las vacunas contra el Neumococo y la Influenza amplía la protección contra infecciones respiratorias. Hay vacunas que no están incluídas en el plan de inmunizaciones básico como la de Varicela y la 2ª dosis de Hepatitis A, que son útiles para prevenir éstas enfermedades que afectan sobretodo a los escolares. Consulta al área de vacunación de tu empresa de salud acerca de su aplicación, utilidad y contraindicaciones.

2. Mantener una alimentación sana: incluye en las 3 comidas principales verduras, frutas, carnes, granos, cereales y lácteos. Evita el consumo de alimentos de paquete, gaseosas y jugos azucarados. Reduce las comidas fuera de casa.

3. Enseñarles a no compartir alimentos ni objetos que se lleven a la boca: porque muchos gérmenes  se transmiten por esa vía.

4. Insistir en un buen lavado de manos  con agua y jabón antes de comer y después de ir al baño: no olvides que las manos sucias son los principales vectores de infecciones.

5. Evitar el contacto cercano con personas con tos o estornudos frecuentes y con  fumadores.

6. Abrigarlos (moderadamente) al exponerse al frío.

7. Si tu hijo o hija presenta rinitis alérgica o asma, consulta con tu Pediatra la mejor forma de mantener controlada su alergia.

8. Llevarlos periódicamente  a control con el Pediatra para detectar otros factores que se puedan modificar en favor de su salud.


¿Por qué mi hijo no come bien?

Dr. Andrés Portilla 11 de Mayo de 2011. 

 

La mayoría de niños y niñas de ésta edad pasan por etapas de desinterés por la comida. Es muy importante que sepan que en la gran mayoría de los casos  esto no es una alteración y que se debe múltiples factores: la reducción normal de la velocidad de crecimiento con respecto a los menores de 2 años, la aparición del deseo de independencia, la definición de los gustos y preferencias y el mayor interés por el juego. La peor forma de manejarlo es obligarlos a comer porque se pierde el placer del momento de alimentarse. Algunos trucos para afrontar éstos momentos de la mejor manera son:

1- Establece hábitos de alimentación adecuados : bañarse bien las manos antes de alimentarse, comer en la mesa, no ver televisión durante el momento de la comida, establecer un horario para el desayuno, el almuerzo y la cena , evitar comidas intermedias abundantes  o en momentos muy cercanos a las principales.

2- Incluye siempre en las tres comidas principales los alimentos de mayor valor nutricional: verduras, frutas, carnes, granos, cereales, huevo, lácteos.

3- Si tu hijo o hija no termina la comida principal en un tiempo razonable  (30 minutos aproximadamente), levanta el plato y un par de horas después vuelve a ofrecerle lo que quedó. Eso permitirá que complete sus requerimientos  nutricionales comida a comida y evitará caer en la tentación de ofrecerle “rellenos” como el tetero, las golosinas, alimentos de paquete, gaseosas, jugos azucarados, etc.   

4- Busca formas divertidas de presentar los platos: a veces dibujar una carita feliz con salsa sobre los huevos fritos, colocar trozos de frutas o verduras de colores en el plato o contar un cuento relacionado con los alimentos ofrecidos funcionan mejor que cualquier vitamina.

5-  Identifica qué alimentos sanos le gustan más a tu hijo o hija para incluirlos con más frecuencia en su dieta.

6- Practica con tu hijo o hija una actividad deportiva 2 o 3 veces por semana.

Por último, si la falta de apetito ocurre con todas las comidas, se acompaña de decaimiento, desinterés por el juego, cambios persistentes en el estado de ánimo (agresividad o llanto excesivos), dificultades para dormir o síntomas de enfermedad, debes llevar a tu hijo o hija con tu Pediatra.

 

 Algunos trucos para dejar el pañal.             

Dr. Andrés Portilla 25 de Abril de 2011.  

 

El control de esfínteres es un proceso natural en el que cada niño o niña lleva su ritmo, el cual generalmente inicia cerca de los 2 años y termina cerca de los 4 a 5 años. Es fundamental que éste aprendizaje sea relajado y agradable para evitar problemas de conducta más adelante. Podemos comenzar por enseñarles qué parte de su cuerpo se encarga de eliminar la orina y qué otra la materia fecal  y  aprender a conocer sus formas de manifestar que desean ir al baño (algunos se tocan el pañal, otros usan palabras o sonidos). Cuando lleguen a ésta etapa podemos asignarles un sanitario (inicialmente una tacita infantil apoyada en el piso y luego un asiento sanitario para niños que se instala firmemente sobre la taza, con un butaco estable donde puedan apoyar los pies) que luzca amigable y esté limpio. 

Cuando el niño niña se familiarice con el sanitario podemos invitarlo/la a que se siente en él (inicialmente vestidos y más adelante sin pañal) después de las comidas principales, porque es más probable que evacúen en ese momento. El siguiente paso es intentar que la niña acompañe e imite a mamá y el niño acompañe e imite a papá cuando vayan al baño. No hagan caso de presiones o comparaciones por parte de familiares o amigos, porque su hijo o hija es único y lleva su propio proceso: cuando él o ella estén listos para dejar el pañal, se los harán saber.  


Ingreso al preescolar.              

Dr. Andrés Portilla 27 de Marzo de 2011. 


El momento ideal para que niños y niñas ingresen a un jardín infantil depende  de factores familiares, socioculturales, económicos, de salud y personales que hacen que la decisión deba tomarse de manera individual. 

Sin embargo, la mayoría de ellos entre los 2 y 4 años manifiesta gran interés por la comunicación y el juego con otros de su edad, por el dibujo y el rayado, el ritmo y la música, momento que debe aprovecharse para complementar las enseñanzas del hogar con las de una institución educativa apropiada. No olviden que una de las metas de la crianza es la autonomía, que se consigue afrontando por uno mismo retos proporcionales a la edad y al desarrollo y que parte de esos retos son proporcionados por la convivencia con otros de su misma edad.

Website Builder